A 171 años del Nacimiento de Aristóbulo del Valle

Aristóbulo del Valle

Fundador de la Unión Cívica y de la Unión Cívica Radical

Aristóbulo del Valle nació el 15 de marzo de 1845, en la localidad bonaerense de Dolores. Ingresó en la actividad política siguiendo a Adolfo Alsina en el Partido Autonomista de la Provincia de Buenos Aires, actuando íntimamente ligado a Leandro Alem, de quien era un amigo entrañable, y con quien buscó desde un principio impulsar un sistema político efectivamente democrático. En 1870 fue elegido Diputado Nacional y en 1876 fue elegido Senador Nacional, llegando a presidir la Cámara Alta en 1880. Era considerado uno de los oradores más brillantes del país.
Fundador de la Unión Cívica y de la Unión Cívica Radical, en 1889 fue uno de los fundadores de la Unión Cívica. En 1890 participó de los movimientos políticos para desprestigiar y derrocar al presidente Miguel Juárez Celman. El 29 de mayo de 1890, Aristóbulo del Valle, desde su cargo de Senador Nacional por parte de la Provincia de Buenos Aires, denunció en el Congreso la emisión de papel moneda clandestina por parte del gobierno nacional, señalando que era ésta la causa principal de la gravedad que había alcanzado la crisis. La denuncia de del Valle tuvo un gran impacto en la opinión pública y se mantendría durante los meses siguientes profundizando el desprestigio del gobierno. Poco después fue uno de los principales organizadores de la Revolución del Parque, de cuya Junta Revolucionaria fue miembro, junto con Leandro Alem. Ante la derrota de la revolución, Del Valle se vio obligado a renunciar al Senado, pero fue reelegido el año siguiente.
En 1891, al dividirse la Unión Cívica, siguió a Leandro Alem para fundar la Unión Cívica Radical. Durante la presidencia de Luis Sáenz Peña (1892-1895) fue convocado a desempeñar el Ministerio de Guerra con funciones extraordinarias cercanas a un Primer Ministro, con el fin de dar sustento a un gobierno débil. En esas circunstancias Aristóbulo del Valle organizó con Hipólito Yrigoyen la Revolución de 1893 en la que, debido a su cargo de Ministro de Guerra, le tocó desempeñar un papel crucial. El plan de Aristóbulo del Valle era, ante el levantamiento en armas de la Unión Cívica Radical, decretar la intervención de la provincia de Buenos Aires para garantizar elecciones libres, condiciones en las que era por demás conocido que triunfaría la UCR. El plan falló debido a la resistencia del Congreso a aprobar la intervención. Aristóbulo del Valle pudo entonces, debido a su posición en el gobierno, dar un golpe de estado y definir favorablemente el curso de la revolución, como le pedía Leandro Alem. Pero sus fuertes convicciones legales lo llevaron a rechazar esa opción, aún a costa de un nuevo fracaso de la revolución.
A causa de su frágil estado de salud, afectado por la diabetes y la insuficiencia cardíaca, Aristóbulo del Valle falleció en su oficina en la Facultad de Derecho el 29 de enero de 1896, a los 50 años.

 

Fuente: Convencion Nacional de la UCR

Share

11 de marzo de 1842 – NACE LEANDRO ALEM

Abogado que fue electo como Diputado de la provincia de Buenos Aires (1872-1873 y 1879-1880), Diputado Nacional por la misma provincia (1874-1878 y 1895-1896 con mandato hasta 1898) y Senador Nacional por la Capital Federal (1891-1892 y 1893-1895)
Fundador de la Unión Cívica de la Juventud en 1889, la Unión Cívica en 1890 de la que fue su presidente y en 1891 fundador de la Unión Cívica Radical y primer presidente del Comité Nacional hasta 1896.

Alem

Leandro Alem (1842-1896)

Su nombre real era Leandro Antonio Alén, mal llamado Leandro N. o Nicéforo. En su juventud cambió la última letra de su apellido y elimino su segundo nombre, para atenuar la permanente discriminación de la que era víctima por el recuerdo de su padre, de igual nombre, un pulpero de Balvanera partidario de Rosas e integrante de “La Mazorca” que tras la derrota de las fuerzas unitarias en batalla de Caseros fue juzgado, fusilado y colgado en la horca en forma pública en 1853 en la antigua plaza Monzerrat. Cando se le preguntaba que significaba la N de su firma, él solía responder “N de Nada” y otros dicen que es “Ln” la abreviatura de Leandro.
En 1890 organizo y lidero la llamada Revolución del Parque de Artillería y junto a su sobrino Hipólito Yrigoyen, hijo de su hermana menor Marcelina con él quien tenía una estrecha relación a pesar de mantener algunas diferencias metodológicas en los últimos años, encabezarían la Revolución Radical de 1893 la cual culmino con la detención de Alem en Rosario el 1 de octubre de ese año.
“El defensor de los desposeídos” o “Presidente de los corazones argentinos”, tal eran alguno de los nombres que le había dado el pueblo, era un hombre austero, destacado y vehemente orador de voz llorosa y puño cerrado que entusiasmaba a sus seguidores.
Por la firmeza de sus convicciones y una profunda depresión debido al enfrentamiento con Yrigoyen lo que consideraba obstáculo para la marcha del partido decide suicidarse de un tiro en la sien cuando viajaba en su carruaje rumbo al club “El Progreso” en una fría y lluviosa mañana dejando a su lado una nota que decía “Perdónenme el mal rato, pero he querido que mi cadáver caiga en manos amigas y no en manos extrañas, en la calle o en cualquiera otra parte” y más tarde en su dormitorio se encontró un sobre que decía “Para Publicar” conteniendo lo que se conoce como “Testamento político de Leandro Alem” y que comenzaba diciendo: “He terminado mi carrera, he concluido mi misión. Para vivir estéril, inútil y deprimido, es preferible morir. ¡Sí, que se rompa, pero que no se doble!”
Falleció a los 54 años de edad en Buenos Aires el 1 de julio de 1896.

“¡Yo sostengo y sostendré siempre la política de los principios; caiga o no caiga; nunca transaré con el hecho; nunca transaré con la fuerza; nunca transaré con la inmoralidad; nunca transaré con los conculcadores de las instituciones y las libertades públicas! ¡Nunca esperaré el desenlace de ciertas situaciones para entrar en ellas; he de luchar siempre como fuerte y como bueno; sean cuales fueran los resultados, porque para mí la idea moral es la única que puede regenerar la sociedad!”
Leandro Alem (1842-1896).

Fuente: Efemérides Radicales

Share

HIZO HISTORIA. ES EJEMPLO.

Se cumplieron 32 años de la creación de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP).

CONADEP HIZO HISTORIA, ES EJEMPLO

CONADEP: HIZO HISTORIA, ES EJEMPLO

La CONADEP investigó las violaciones a los derechos humanos de la última dictadura militar. Fue compuesta por personalidades destacadas y de enorme prestigio, como el escritor Ernesto Sábato, el médico René Favaloro, la periodista Magdalena Ruiz Guiñazú, entre otros. La Comisión recibió miles de testimonios en todo el país y comprobó la existencia de cientos de lugares clandestinos de detención en toda la Argentina.

Creada en un momento tan difícil, la CONADEP no sólo jugó un rol decisivo en el esclarecimiento de la situación de las personas desaparecidas, sino que fue el marco de referencia de más de cuarenta comisiones de la verdad que se crearon en el mundo.

El gobierno que encabezó Raúl Alfonsín continúa siendo, hasta hoy, un hito en la defensa de los derechos humanos, de castigo a quienes los violaron, y de consolidación democrática.

Share

30 AÑOS DE LA CONSULTA POPULAR POR EL BEAGLE

La participación democrática y el fin de un conflicto que duró casi 100 años.

El 25 de noviembre de 1984, por iniciativa del presidente Raúl Alfonsín, se llevó a cabo un plebiscito para legitimar el acuerdo con Chile por el Canal del Beagle.

A 30 años de la consulta popular por el Beagle

A 30 años de la consulta popular por el Beagle

Más allá de la abrumadora mayoría que votó por el sí, fue un hecho inédito en la historia de nuestro país: una instancia genuina de democracia participativa que puso fin a la posibilidad de un conflicto bélico con una nación hermana.

A 30 años de aquella histórica jornada, recordamos con orgullo el compromiso de Alfonsín y de los millones de argentinos.

Share

EL NIETO DE CARLOTTO Y RAÚL ALFONSÍN

Declaración del Comité Nacional de la UCR

Estela CarlottoEl Comité Nacional de la UCR celebra que un nuevo nieto encuentre a su abuela. Y si ese nieto es el de de Estela de Carlotto, le agrega un componente emocional adicional. La perseverancia en esa causa justa, el sueño de que todas las mamás de desaparecidos pudieran encontrar a los nietos nacidos en cautiverio y arrancados de los brazos de sus padres, tuvieron la mejor recompensa posible.

Que esa abuela pueda abrazar a su nieto después de más de treinta y cinco años de búsqueda, fue posible por la tarea ejemplar de Estela de Carlotto, de las Abuelas y por el compromiso de argentinos de bien que decidieron apostar por la verdad y la Justicia, y por una vida democrática ambiciosa, cuando muchos creían conveniente amnistiar y borrar la memoria.

En 1985, el presidente Raúl Alfonsín hizo lugar a un pedido de las Abuelas de Plaza de Mayo, y asignó dos fiscales a investigar específicamente el secuestro de bebés durante la dictadura. Dos años después, el mismo Presidente dispuso la creación del Banco Nacional de Datos Genéticos.

Dicha iniciativa se materializó en 1987 por Ley. El banco es un archivo de información genética de familiares de miles de personas secuestradas y desaparecidas durante la última dictadura militar.

Cuando fue creado, se buscó garantizar la obtención, almacenamiento y análisis de la información para esclarecer delitos, identificar víctimas y restituir identidad a niños apropiados durante la dictadura.

Alfonsín no vio en los derechos humanos una taquilla. Lejos de eso, entendió que sin resolver el pasado, no podríamos construir una democracia sólida.

Sin la decisión de ese hombre, muchas de estas 114 historias de felicidad y encuentro no habrían tenido esa feliz posibilidad de encuentro con sus familias biológicas, y sin su intervención la Argentina sería, sin dudas, un país con una enorme deuda con sus hijos.

 Cuando pensamos en la diferencia entre un gobernante y un estadista, aquí tenemos un ejemplo irrefutable. La decisión de Alfonsín sigue rindiendo frutos treinta años después.

En esta semana tan especial, el recuerdo y agradecimiento a ese Presidente cuya convicción nos permite llenarnos de alegría y seguir pensando en un futuro mejor.

Share