DECLARACIÓN POLÍTICA DE NUESTRO PARTIDO

Ante el favorable resultado de las elecciones generales del 25 de octubre.

La elección general del 25 de octubre de 2015 ha sido, quizás, la más trascendente desde aquella con la que en 1983 los argentinos recuperamos la democracia con Raúl Alfonsín al frente de la Nación.

DECLARACIÓN POLÍTICA DE NUESTRO PARTIDO

DECLARACIÓN POLÍTICA DE NUESTRO PARTIDO

En los últimos años, la división de la sociedad, el abuso del poder y la corrupción  se convirtieron en  rasgos definitorios en la forma de gobernar la Argentina. Ello impidió que pudieran afrontarse con eficacia los problemas del país y frenó su progreso.

A este deterioro del sistema político se suman otros dos factores críticos: la inflación y el estancamiento, por un lado, y  la economía del delito, expresada  en la irrupción del narcotráfico y el crecimiento impune del crimen organizado. Jamás el Gobierno quiso reconocer ninguno de estos problemas ni emprender acción alguna para hacerles frente.

Es natural que en estas circunstancias haya germinado en la sociedad argentina un intenso deseo de cambio político que, rebasando las fronteras ideológicas tradicionales, se extendió transversalmente por todas las capas de la sociedad. El cambio en la Argentina dejó de ser una opción partidaria para transformarse en una necesidad colectiva.

La Unión Cívica Radical entendió que su responsabilidad con la sociedad en este momento histórico consistía, principalmente, en construir junto con otras fuerzas, el instrumento político que sirviera para canalizar ese deseo mayoritario de cambio a través de una alternativa de poder políticamente  operativa y electoralmente competitiva. Esa fue la decisión estratégica que los radicales tomamos en nuestra Convención Nacional de Gualeguaychú, que se plasmó en el acuerdo político del que nació la coalición Cambiemos.

Los meses transcurridos desde entonces demostraron dos cosas. La primera, que el partido del Gobierno al consolidarse como un aparato de poder sometido al designio de una sola persona, y paralizado por su obsesión de poder y búsqueda de impunidad, era incapaz de generar su propia renovación. Y la segunda, que la coalición Cambiemos era el único instrumento político capaz de concitar los apoyos suficientes para competir eficazmente con el oficialismo y provocar lo que se consiguió el domingo: el primer balotaje de nuestra historia democrática.

Así, el resultado del 25 de octubre expresa la confluencia de tres situaciones:

  • La existencia de una voluntad de cambio político ampliamente extendida y  sentida por la mayoría de los argentinos;
  • La constatación de que no puede esperarse ningún cambio efectivo mientras la coalición hegemónica que ha gobernado durante los doce últimos años permanezca en el poder;
  • Y el reconocimiento de Cambiemos como el mejor instrumento para transformar esa mayoría social por el cambio en una fuerza capaz de ganar las elecciones,  ser el germen de un gobierno nuevo y distinto y proporcionar al sistema político condiciones de competencia para la alternancia.

Cambiemos no es la única fuerza que trabaja por el cambio, pero los argentinos la han reconocido como el vehículo más capacitado para hacerlo posible. Esa es la explicación del resultado de esta elección.

Los radicales estamos satisfechos de haber contribuido a su construcción desde su origen, pero no lo estaremos plenamente hasta que la labor esté completada, y la Argentina tenga un nuevo Presidente y un nuevo Gobierno para iniciar una etapa nueva hacia la plenitud democrática.

El resultado del 25 de octubre es extraordinariamente positivo en múltiples direcciones:

a)    Se logró que la Presidencia de la República se decida en una segunda vuelta a la que los dos candidatos llegan  en una situación muy próxima al empate

b)   Se constató que la opción continuista del Gobierno es una opción minoritaria en la sociedad.

c)    Se avanzó sensiblemente en la representación parlamentaria de Cambiemos– consolidando la condición de principal contingente legislativo  y se lograron importantísimas victorias. Cabe destacar la de la   Provincia de Buenos Aires, luego de casi tres décadas de gobiernos justicialistas, y la de Jujuy que terminó con el régimen cuasifeudal de esa Provincia.

d)   Se comenzó a restablecer el equilibrio del sistema político de la democracia argentina generando condiciones para la alternancia en el poder y el retorno del pluralismo y la tolerancia.

El 25 de octubre dimos el primer paso, pero para ganar el 22 de noviembre  es necesario que toda la demanda de cambio converja en CambiemosHoy es la candidatura de Mauricio Macri la que encarna la posibilidad de la construcción de una amplia mayoría social que dé lugar a la conformación de una sólida mayoría parlamentaria que, apoyada en un programa común, sostenga una sólida y nueva coalición.

Somos conscientes de que Cambiemos es el instrumento con el que hemos abierto la puerta del cambio, pero no somos los dueños del mismo ni sus administradores exclusivos. Así como nos hicimos cargo de la responsabilidad de contribuir a formar una coalición electoral plural y competitiva, ahora los radicales estamos también dispuestos a implicarnos activamente en la búsqueda de los acuerdos políticos que puedan garantizar la victoria  el 22 de Noviembre y dar potencia transformadora al futuro gobierno. Estamos preparados para acudir a ese diálogo con la mejor disposición y con pleno respeto por las propuestas de cada uno.

La legítima satisfacción por el resultado del 25 de octubre no debe hacernos caer en la tentación de pensar que la elección presidencial está ganada. El adversario es poderoso y carece de escrúpulos. Lo sabemos. Por eso nos comprometemos todos: desde los simpatizantes y los militantes, hasta las máximas autoridades partidarias, junto a los gobernadores, intendentes, legisladores provinciales y municipales a movilizarnos para que el sueño del 25 de octubre se haga realidad el 22 de noviembre.

Queremos una  Argentina que camine de nuevo hacia delante, mejorando la calidad de vida de todos sus hombres y mujeres con un proyecto de legalidad, seguridad, igualdad, prosperidad y justicia.

Queremos una Argentina unida, políticamente plural y socialmente integrada.

Share

NI APELACIÓN NI INTERVENCIÓN, ELECCIONES TRANSPARENTES YA

Ernesto Sanz pidió elecciones transparentes al hacerse públicas las declaraciones del apoderado del Frente para la Victoria tucumano.

“La única salida institucional, transparente y que devuelva la paz social en Tucumán es que el gobierno admita la sentencia de la Cámara tucumana y que convoque de inmediato a una nueva elección, comprometiendo todas las garantías para no repetir el bochorno del comicio anulado”, aseguró el líder de la UCR y subrayó que “cualquier otra decisión va en contra del pueblo tucumano”.

“NI APELACIÓN NI INTERVENCIÓN, ELECCIONES TRANSPARENTES YA”

“NI APELACIÓN NI INTERVENCIÓN, ELECCIONES TRANSPARENTES YA”

“La apelación terminará en la Corte Nacional en tiempos que, por más celeridad que se imprima, se contraponen con los legales de mandato de las autoridades de la provincia”, explicó Sanz y añadió que “además, la supuesta intervención federal que se rumorea, sólo provocaría una profundización del escándalo, que lesionaría gravemente el escenario institucional de Tucumán”.

“Es hora de abandonar agravios, títulos rimbombantes, descalificaciones varias y tomar la mejor decisión que beneficie a las únicas víctimas de este episodio, que son los ciudadanos tucumanos”, concluyó el presidente del radicalismo.

Fuente: UCR.org.ar

Share

“EN MENDOZA GANÓ LA ESPERANZA Y LA UNIDAD”

 "EN MENDOZA GANÓ LA ESPERANZA Y LA UNIDAD"


“EN MENDOZA GANÓ LA ESPERANZA Y LA UNIDAD”

“Quedó sentado el punto de partida hacia la unidad en todo el país”, celebró el titular de la UCR, Ernesto Sanz.

“Los resultados de la elección son un orgullo para el radicalismo y confirman que estamos en el camino correcto para tener una mejor Argentina”, afirmó el senador mendocino.

“Mendoza es el ejemplo de cómo, juntos, somos invencibles”, resaltó Sanz y explicó que “la UCR y el intendente Suárez podrían haber ganado solos, pero se prefirió convocar y construir una mayoría como la que necesita Argentina: estratégica, diversa y responsable”.

“La palabra clave de este tiempo es juntos, porque si vamos juntos, saldremos de la decadencia y cambiaremos de rumbo”, enfatizó el líder del radicalismo.

“Los mendocinos nos han dado en las urnas el mismo mensaje que nos están dando en cada rincón del país: Únanse”, concluyó Sanz.

“Los resultados de la elección son un orgullo para el radicalismo y confirman que estamos en el camino correcto para tener una mejor Argentina”, afirmó el senador mendocino.

“Mendoza es el ejemplo de cómo, juntos, somos invencibles”, resaltó Sanz y explicó que “la UCR y el intendente Suárez podrían haber ganado solos, pero se prefirió convocar y construir una mayoría como la que necesita Argentina: estratégica, diversa y responsable”.

“La palabra clave de este tiempo es  juntos, porque si vamos juntos, saldremos de la decadencia y cambiaremos de rumbo”, enfatizó el líder del radicalismo.

“Los mendocinos nos han dado en las urnas el mismo mensaje que nos están dando en cada rincón del país: Únanse”, concluyó Sanz.

Fuente: UCR.org.ar

Share

PARA SALVAR LA DEMOCRACIA

Por Ernesto Sanz, presidente de la Unión Cívica Radical.

PARA SALVAR LA DEMOCRACIA

PARA SALVAR LA DEMOCRACIA

Hace 20 años, un atentado terrorista en Buenos Aires mató a 85 personas e hirió a 300 más. Han pasado 20 años y los culpables de aquel asesinato masivo están libres.

Los argentinos hemos visto con horror cómo nuestro propio Gobierno aparece como sospechoso de haber contribuido a encubrir a aquellos asesinos y cómo el funcionario judicial que hizo pública esa sospecha resultó muerto pocos días después, cuando estaba a punto de revelar sus pruebas ante los representantes de la Nación en el Congreso.

Da igual si fue venganza, mensaje disuasorio al estilo mafioso, ajuste de cuentas en las zonas más oscuras del Estado o hundimiento personal de alguien abrumado por las más terribles presiones y amenazas que puede recibir un ser humano. Lo importante es el efecto: un país asustado de sí mísmo, un Estado sumido en el descrédito y una democracia en peligro.

Estamos asistiendo con escándalo a un engaño masivo desde el Gobierno justo en el momento en que una sociedad conmocionada más necesita y merece saber la verdad.

Acabamos de ver también que el periodista que dio la primera noticia sobre la muerte de Nisman en las redes sociales tuvo que escapar del país para proteger su vida. Lo lograron, miembros del Gobierno: la Argentina que ustedes conducen desde hace doce años vuelve a enviar gente al exilio político.

Hoy ya sabemos algo con toda certeza: que con este Gobierno nunca se va ya a esclarecer el atentado de AMIA. Porque su prioridad ya no es investigar aquel crimen, sino defenderse de la terrible sombra de sospecha que cayó sobre él. Puede que en algún momento futuro llegue a hacerse justicia, pero tendrá que ser con otra gente en el poder.

Sabemos más cosas.

Sabemos que, con este Gobierno, el Poder Judicial no va a recuperar su independencia. Que con este Gobierno los tribunales se han convertido en el teatro de operaciones de una disparatada batalla política en la que se pretende instrumentar a jueces y fiscales como meros ejecutores de designios ajenos al imperio de la ley.

Sabemos que, para los que ocupan el Poder Ejecutivo, hoy lo que menos importa en la administración de justicia es el Derecho. Que la suerte final de un proceso judicial, sobre todo si afecta al poder político, ya no depende de la razón jurídica sino de la capacidad de ese poder político para influir en los encargados de dictar sentencia. Que ya no se buscan jueces imparciales sino jueces amigos; o aún peor, jueces sumisos.

Sabemos que los servicios secretos que se mueven en el subsuelo del Estado hace ya mucho tiempo que dejaron de servir a los intereses de la nación y se dedican a espiar, vigilar, amedrentar -y, después de Nisman, puede que a algo más-, a los ciudadanos a los que deberían proteger. Sabemos que hay demasiados políticos en la cúpula política de este país que creyeron poder usar esos servicios secretos para su beneficio y hoy son prisioneros de ellos.

Sabemos que hoy la Argentina es, a los ojos del mundo entero, un Estado sospechoso de complicidad con el terrorismo. Se ha llegado a sugerir en medios extranjeros que se forme una comisión internacional para esclarecer el atentado terrorista de AMIA. Ningún Estado democrático y soberano podría aceptar algo semejante; pero el hecho de que se haya planteado es ya un síntoma muy grave de que en estos días, más que nunca, el mundo mira hacia nosotros y no le gusta nada lo que ve.

Constatamos que con este Gobierno los términos se han invertido y el Derecho es un instrumento al servicio del poder en lugar de ser el poder un instrumento al servicio del Derecho.

Sabemos que con este Gobierno la Argentina no va a salir de la trampa terrible de la inflación desbocada, la recesión y la deuda. Que con este Gobierno no sólo las familias se han empobrecido; además, el país perdió su crédito ante el mundo. Si la economía es una cuestión de confianza, hoy en los mercados internacionales la Argentina suscita cualquier cosa menos confianza.

Sabemos que con este Gobierno estamos perdiendo dramáticamente el tren del progreso mientras la señora Presidente pasa todas las horas del día buscando imaginarios conspiradores a los que perseguir, supuestos desleales a los que castigar y periodistas a los que culpar de los males del país.

Y en el momento más crítico que ha vivido nuestra democracia desde 1983, en lugar de ponerse frente a los ciudadanos y transmitirles serenidad y liderazgo, se dedica a escribir cartas paranoicas, que no por ser publicadas en Facebook, dejan de esparcir basura en todas las direcciones excepto en aquella en la que realmente está acumulada la basura que hoy nos apesta.

La esencia de este gobierno kirchnerista se resume en un frase: quieren mandar sobre todo pero no están dispuestos a hacerse responsables de nada.

Tenemos, es verdad, un Gobierno elegido en las urnas. Tenemos un Parlamento también elegido; tenemos –por el momento- libertad de expresión para publicar artículos como este; y tenemos libertad de movimientos, aunque muchos (políticos de la oposición, periodistas, sindicalistas, empresarios) sabemos que todo lo que hacemos y decimos se vigila y se registra por ese poder oscuro que se ha hecho dueño del Estado.

Tenemos, pues, algunos de los instrumentos imprescindibles de una democracia. Pero lo que en realidad tenemos en el día de hoy es una democracia en grave peligro de descomposición por el desprecio a la ley y la voracidad de poder absoluto de quienes se han enquistado en el aparato del Estado y parecen estar dispuestos a cualquier cosa por no abandonarlo.

Un Estado infectado por la arbitrariedad en la aplicación de las leyes, por la corrupción en todos los niveles del poder, por la sucia complicidad con el narcotráfico, por la amenaza patoteril de quienes nos advierten mediante afiches en todas las paredes de que “ni lo intenten” y por el intento de secuestro del Poder Judicial para asegurarse la impunidad de hoy y de mañana, tiene graves problemas para seguir llamándose propiamente democracia.

Sí: afirmo que la democracia argentina está en peligro.

Digo que esta democracia necesita una refundación para recuperar el espíritu con el que, entre todos, comenzamos a construirla en 1983.

Digo que mientras siga en el Gobierno este kirchnerismo que en 12 años ha degenerado en una ciega maquinaria de poder al servicio de sí mismo, la democracia argentina va a seguir deteriorándose y aproximándose cada día más a la raya a partir de la cual ya no será merecedora de llamarse democracia.

Digo que estamos a tiempo de rescatar a la Argentina de este descenso a los infiernos y abrir una nueva etapa con tres palabras en la boca: democracia, convivencia y progreso. Exactamente las tres cosas que más están sufriendo en el día de hoy.

No sé si en el curso del camino será necesario revisar algunos aspectos de nuestra Constitución: de momento, me conformo con que logremos ponerla de nuevo en pie y restablecerla en su letra y en su espíritu. Y les puedo asegurar que, tal como están las cosas, no es tarea pequeña.

Digo que esa tarea de refundación democrática, imprescindible, ineludible, inaplazable, no puede hacerla un solo partido ni un solo líder ni un Gobierno que no esté respaldado por una muy amplia mayoría social y parlamentaria.

Digo que el poder kirchnerista es el principal responsable del actual estado de postración de nuestro sistema institucional y del deterioro de nuestra convivencia pacífica.

Pero digo también que si el resto de las fuerzas políticas no somos capaces de ponernos de acuerdo y ofrecer una salida a ese 70% de ciudadanos que hoy demandan el cambio, seremos igualmente culpables ante la historia; y los argentinos harán bien en exigir responsabilidades a quienes, por cálculo partidista o simplemente por ceguera política, hayan impedido esa unidad por el cambio.

En 2015 tendremos la oportunidad de comprobar si el kirchnerismo es capaz de aceptar una derrota electoral, abandonar pacíficamente el poder y dar paso a la alternancia democrática. Será una prueba importante para todos; y en primer lugar para ellos, porque de eso depende su legitimidad para seguir siendo un actor político relevante en el futuro.

No dejemos pasar la oportunidad: pongámonos a prueba y pongámoslos a prueba.

Fuente: UCR.org.ar

Share

La economía tiene un problema político y ese problema es el Gobierno

Cumbre del radicalismo en Córdoba

La UCR nacional reunió hoy, jueves 21 de agosto, en la ciudad de Córdoba a sus bloques de diputados y senadores junto a sus principales figuras. En la jornada, los radicales discutieron los temas fundamentales de la política argentina y la agenda parlamentaria.
“Las conclusiones de este encuentro se volcarán mañana mismo en proyectos legislativos”, anunció el presidente del Comité Nacional, Ernesto Sanz, quien subrayó que “estarán enfocadas en los temas que preocupan a la gente, tales como la pérdida de empleo, la creciente inflación, la recesión económica que apremia y el aumento de la inseguridad, sin dejar de lado la corrupción”.
640-la-economia-tiene-un-problema-politico-y-ese-problema-es-el-gobierno
En el centro de convenciones Quorum de la capital provincial, el radicalismo también reflexionó sobre retroceso de la calidad democrática en los años de gobierno kirchnerista, y la pérdida de progreso e igualdad.
La UCR resolvió no apoyar el proyecto del gobierno enviado recientemente al Congreso de la Nación en relación a la deuda soberana. “Es una ley innecesaria. Trae más incertidumbre, contribuyendo a empeorar la mala situación económica que la impericia del gobierno ha provocado”, explicó Sanz.
Para el diputado nacional Julio Cobos “el gobierno no necesita una ley para resolver esta situación que ha manejado en forma errática e improvisada. No queremos comprometer el futuro de los argentinos, tenemos alternativas, depende del gobierno que acepte el diálogo”.
“Fortalecer la UCR en todo el país para fortalecer el Frente Amplio UNEN”, enfatizó Sanz respecto de la agenda electoral del radicalismo con vistas a las próximas elecciones presidenciales. “Hay un gobierno sordo que no escucha las demandas de la gente y las provincias. La UCR como principal partido de oposición, con mayor cobertura territorial y mayores posibilidades de triunfar en varias provincias y municipios, está caminando en su fortalecimiento para apuntalar el Frente Amplio UNEN, y potenciar a todos sus candidatos tanto a nivel nacional como a los niveles provinciales y municipales”, agregó.
El encuentro fue encabezado por el presidente del Comité Nacional, la titular de la Convención, Lilia Puig, y los jefes de los bloques, senador Gerardo Morales y diputado Mario Negri, con la participación del diputado Julio Cobos. En el debate también participaron el politólogo Natalio Botana, quien se refirió a la conformación de coaliciones de gobierno; y los economistas Alfonso Prat Gay y del diputado nacional Martín Lousteau, quienes fueron los encargados de profundizar en temas de coyuntura, en especial el canje de la deuda soberana y las iniciativas del gobierno. Por su parte, Carlos Pérez Llana hizo un pormenorizado análisis del aislamiento que vive nuestro país y sus graves consecuencias presentes y futuras.
“Rechazamos la ley de abastecimiento y la que crea el observatorio, además del otro proyecto que establece normas sobre usuarios y consumidores. Es el sueño dorado de Guillermo Moreno. Lo quieren lograr con un combo de mayores herramientas para perseguir a quienes no piensan como el gobierno”, destacó el jefe de los senadores nacionales, Gerardo Morales, quien agregó que: “ahora el gobierno pretende confirmar un línea que ya fracasó: el control de precios sin política antinflacionaria”.
“El gobierno se apoya en los fracasos. Urgentemente hay que solucionar los problemas de inflación, desocupación e inseguridad”, remarcó el líder de los diputados radicales Mario Negri quien aseguró que en Córdoba “el modelo de las buenas noticias y la baja de impuestos se agotó. La UCR es la alternativa y está preparada para gobernar”.
Share