Sábado: Timbreo Nacional de Cambiemos | #CambiandoJuntos

timbreo

Este sábado 20 de agosto de 10 a 13 hs. los radicales de todo el país vamos a participar del TIMBREO NACIONAL de Cambiemos.

Estamos transitando los primeros meses de la gestión del gobierno del que formamos parte, implementando muchas medidas que están consolidando el cambio que tanto soñamos en el país. Sabemos que algunas han sido decisiones difíciles y que aún falta mucho por hacer. Por eso mismo los radicales tenemos la oportunidad militante de salir a la calle y conversar con cada uno de los argentinos para asegurar que Cambiemos represente la clara vocación de cambio que elegimos.

Te invitamos a que recorras tu barrio para charlar con los ciudadanos, para escucharlos y explicarles las acciones que viene llevando a cabo nuestro gobierno.

Para responder a las preguntas, te compartimos algunas de las medidas más importantes que se tomaron en los últimos meses.

Sumate desde las redes sociales con el hashtag
#CambiandoJuntos.

HIZO HISTORIA. ES EJEMPLO.

Se cumplieron 32 años de la creación de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP).

CONADEP HIZO HISTORIA, ES EJEMPLO

CONADEP: HIZO HISTORIA, ES EJEMPLO

La CONADEP investigó las violaciones a los derechos humanos de la última dictadura militar. Fue compuesta por personalidades destacadas y de enorme prestigio, como el escritor Ernesto Sábato, el médico René Favaloro, la periodista Magdalena Ruiz Guiñazú, entre otros. La Comisión recibió miles de testimonios en todo el país y comprobó la existencia de cientos de lugares clandestinos de detención en toda la Argentina.

Creada en un momento tan difícil, la CONADEP no sólo jugó un rol decisivo en el esclarecimiento de la situación de las personas desaparecidas, sino que fue el marco de referencia de más de cuarenta comisiones de la verdad que se crearon en el mundo.

El gobierno que encabezó Raúl Alfonsín continúa siendo, hasta hoy, un hito en la defensa de los derechos humanos, de castigo a quienes los violaron, y de consolidación democrática.

Entrevista a José Corral – Flamante Presidente del Comité Nacional de la UCR

José Corral habla sin apuro, como si el reloj no lo apremiara. Recibe a LA NACION en el cuarto piso del histórico edificio de la calle Alsina, menos de media hora después de haber asumido como nuevo jefe del comité nacional de la UCR. Todavía no ocupa las oficinas. Y se nota. Los “locales” le ofrecen agua y café. A pocos metros de donde se sienta espera una valija de rueditas, de esas que no hace falta despachar. En menos de tres horas tiene que estar en la ciudad de Santa Fe, de la que es intendente (y lo será hasta 2019), para no perderse la colación de una de sus hijas.

Corral desembarca en la UCR en un momento crucial para su partido: debe reemplazar a Ernesto Sanz, arquitecto de la alianza con Pro y principal interlocutor de Mauricio Macri, integrarse a una mesa de diálogo que ya ocupan otros correligionarios y resguardar el lugar del radicalismo en el próximo gobierno.

Está convencido de que puede liderar ese proceso sin que la UCR pierda identidad ni quede relegada. El poder territorial y el peso de la UCR en el Congreso serán sus principales armas, asegura. “Creo en las propuestas de campaña”, esquiva ante la pregunta sobre si cree en los giros discursivos de Macri posteriores a la primera vuelta electoral.

-¿Cuál será su prioridad como jefe de la UCR?

-Apoyar al gobierno y trabajar para que el radicalismo haga un aporte significativo a la expectativa que se abrió en el país con Cambiemos.

-¿Cuál sería ese aporte?

-El del país federal, tener gente con mucha experiencia de gestión y ganas de ser parte de esta experiencia novedosa en la Argentina.

-¿Cuál será el rol específico de la UCR en el día a día del gobierno de Macri?

-Además de los hombres y mujeres que aporte al equipo de gobierno, el radicalismo también tiene que dar sustento legislativo. Nuestros senadores y diputados van a tener un rol muy importante. También será clave la responsabilidad de los gobernadores e intendentes, que van a tener que dar respuesta a las demandas y los líos que nos dejan en Jujuy y Mendoza, por ejemplo.

-La UCR quedó fuera de los ministerios políticos. ¿Cuánto se limita su rol en el gobierno?

-Habrá integración en los otros niveles en todas las áreas. Hay que esperar que se termine de conformar el gobierno.

-El partido esperaba ocupar la jefatura de Gabinete y el Ministerio de Justicia, como mínimo.

-El que designa a los ministros es el Presidente. Y eso sucedió en el marco de un diálogo. Las responsabilidades del radicalismo son muy importantes.

-¿Cómo va a hacer para combinar su tarea como intendente con la conducción del partido?

-Va a ser un desafío. Primero espero que el vínculo con el gobierno nacional facilite mi tarea de intendente. Estaré uno o dos días por semana en Buenos Aires. Asumo que es una responsabilidad mayor, pero la acepté porque el país está atravesando un momento especial que requiere un esfuerzo adicional.

-¿No hubiera sido más atinado elegir a alguien con más tiempo para dedicar al partido?

-Todos tenemos responsabilidades institucionales, también los legisladores. Es cuestión de organizarse.

-A algunos radicales no les cae muy bien su cercanía con Franja Morada y con “Coti” Nosiglia.

-Estoy muy orgulloso de haber sido funcionario de la universidad. Los apoyos con los que llego al comité nacional son de toda la UCR

-¿Y el apoyo de Nosiglia?

-Es un dirigente de la UCR de toda la vida. Un grupo de dirigentes de su espacio nos acompañaron.

-¿Lo considera un referente en su carrera partidaria?

-Tuve poco contacto con él porque mi distrito es Santa Fe. El dirigente más cercano en mis primeros años de militancia fue Freddy Storani, que también vive esta nueva responsabilidad como un logro.

-¿Cómo evalúa la decisión de Sanz de no aceptar cargos?

-Es una decisión personal que respeto mucho y que tiene derecho a tomar. Sí espero que siga comprometido con el país. Estoy seguro de que va a seguir ayudando a Macri.

-La UCR perdió su contacto de referencia con Macri. ¿Reemplazar a Sanz por varios interlocutores podría traer problemas de comunicación?

-No. Será un desafío práctico y organizativo. La posta que pasa Ernesto hay que asumirla de manera colectiva.

-¿Cómo va a hacer para que el partido tenga peso en el gobierno sin perder identidad?

-Siendo lo que somos. Nosotros no tenemos que rendir cuentas de progresismo. Si hacemos bien las cosas no vamos a perder identidad.

-“No somos nosotros los que cambiamos. Bienvenidos los que han modificado su pensamiento”, dijo en su discurso. ¿Le cree a Macri cuando cambió varias de sus posturas históricas?

-Creo en las propuestas de campaña, que son compromisos serios y se van a cumplir.

-Alfredo Cornejo vinculó el éxito del partido y de su conducción con cómo le vaya a Macri. ¿Coincide?

-Creo que el éxito de este gobierno va a ser el éxito de la gente. Las instituciones y los políticos que participemos tendremos el reconocimiento de haber brindado las herramientas para mejorar la vida de las personas.

-¿Cuándo se reúne con Macri?

-Ya hemos pedido que, de ser posible, se haga un lugar en la agenda compleja de la semana que viene para reunirnos.

 

Fuente: Diario La Nación

Balance Electoral 2015

El 2015 ha sido un año de grandes progresos para la Argentina y para nuestro partido.

Nuestro partido reunió a sus principales referentes para trazar la línea de trabajo de cara al balotaje del 22 de noviembre. Ya estamos trabajando para que Cambiemos gane la Presidencia de la Nación.

Balance Electoral 2015

Además, presentamos ante la prensa los resultados más destacados de la elección.

Los argentinos han elegido a Cambiemos como vehículo del cambio y la alternancia política de la Argentina. También han confiado en muchos de nuestros militantes la responsabilidad de representarlos en el ámbito ejecutivo y legislativo.

 

Fuente: UCR.ORG.AR

DECLARACIÓN POLÍTICA DE NUESTRO PARTIDO

Ante el favorable resultado de las elecciones generales del 25 de octubre.

La elección general del 25 de octubre de 2015 ha sido, quizás, la más trascendente desde aquella con la que en 1983 los argentinos recuperamos la democracia con Raúl Alfonsín al frente de la Nación.

DECLARACIÓN POLÍTICA DE NUESTRO PARTIDO

DECLARACIÓN POLÍTICA DE NUESTRO PARTIDO

En los últimos años, la división de la sociedad, el abuso del poder y la corrupción  se convirtieron en  rasgos definitorios en la forma de gobernar la Argentina. Ello impidió que pudieran afrontarse con eficacia los problemas del país y frenó su progreso.

A este deterioro del sistema político se suman otros dos factores críticos: la inflación y el estancamiento, por un lado, y  la economía del delito, expresada  en la irrupción del narcotráfico y el crecimiento impune del crimen organizado. Jamás el Gobierno quiso reconocer ninguno de estos problemas ni emprender acción alguna para hacerles frente.

Es natural que en estas circunstancias haya germinado en la sociedad argentina un intenso deseo de cambio político que, rebasando las fronteras ideológicas tradicionales, se extendió transversalmente por todas las capas de la sociedad. El cambio en la Argentina dejó de ser una opción partidaria para transformarse en una necesidad colectiva.

La Unión Cívica Radical entendió que su responsabilidad con la sociedad en este momento histórico consistía, principalmente, en construir junto con otras fuerzas, el instrumento político que sirviera para canalizar ese deseo mayoritario de cambio a través de una alternativa de poder políticamente  operativa y electoralmente competitiva. Esa fue la decisión estratégica que los radicales tomamos en nuestra Convención Nacional de Gualeguaychú, que se plasmó en el acuerdo político del que nació la coalición Cambiemos.

Los meses transcurridos desde entonces demostraron dos cosas. La primera, que el partido del Gobierno al consolidarse como un aparato de poder sometido al designio de una sola persona, y paralizado por su obsesión de poder y búsqueda de impunidad, era incapaz de generar su propia renovación. Y la segunda, que la coalición Cambiemos era el único instrumento político capaz de concitar los apoyos suficientes para competir eficazmente con el oficialismo y provocar lo que se consiguió el domingo: el primer balotaje de nuestra historia democrática.

Así, el resultado del 25 de octubre expresa la confluencia de tres situaciones:

  • La existencia de una voluntad de cambio político ampliamente extendida y  sentida por la mayoría de los argentinos;
  • La constatación de que no puede esperarse ningún cambio efectivo mientras la coalición hegemónica que ha gobernado durante los doce últimos años permanezca en el poder;
  • Y el reconocimiento de Cambiemos como el mejor instrumento para transformar esa mayoría social por el cambio en una fuerza capaz de ganar las elecciones,  ser el germen de un gobierno nuevo y distinto y proporcionar al sistema político condiciones de competencia para la alternancia.

Cambiemos no es la única fuerza que trabaja por el cambio, pero los argentinos la han reconocido como el vehículo más capacitado para hacerlo posible. Esa es la explicación del resultado de esta elección.

Los radicales estamos satisfechos de haber contribuido a su construcción desde su origen, pero no lo estaremos plenamente hasta que la labor esté completada, y la Argentina tenga un nuevo Presidente y un nuevo Gobierno para iniciar una etapa nueva hacia la plenitud democrática.

El resultado del 25 de octubre es extraordinariamente positivo en múltiples direcciones:

a)    Se logró que la Presidencia de la República se decida en una segunda vuelta a la que los dos candidatos llegan  en una situación muy próxima al empate

b)   Se constató que la opción continuista del Gobierno es una opción minoritaria en la sociedad.

c)    Se avanzó sensiblemente en la representación parlamentaria de Cambiemos– consolidando la condición de principal contingente legislativo  y se lograron importantísimas victorias. Cabe destacar la de la   Provincia de Buenos Aires, luego de casi tres décadas de gobiernos justicialistas, y la de Jujuy que terminó con el régimen cuasifeudal de esa Provincia.

d)   Se comenzó a restablecer el equilibrio del sistema político de la democracia argentina generando condiciones para la alternancia en el poder y el retorno del pluralismo y la tolerancia.

El 25 de octubre dimos el primer paso, pero para ganar el 22 de noviembre  es necesario que toda la demanda de cambio converja en CambiemosHoy es la candidatura de Mauricio Macri la que encarna la posibilidad de la construcción de una amplia mayoría social que dé lugar a la conformación de una sólida mayoría parlamentaria que, apoyada en un programa común, sostenga una sólida y nueva coalición.

Somos conscientes de que Cambiemos es el instrumento con el que hemos abierto la puerta del cambio, pero no somos los dueños del mismo ni sus administradores exclusivos. Así como nos hicimos cargo de la responsabilidad de contribuir a formar una coalición electoral plural y competitiva, ahora los radicales estamos también dispuestos a implicarnos activamente en la búsqueda de los acuerdos políticos que puedan garantizar la victoria  el 22 de Noviembre y dar potencia transformadora al futuro gobierno. Estamos preparados para acudir a ese diálogo con la mejor disposición y con pleno respeto por las propuestas de cada uno.

La legítima satisfacción por el resultado del 25 de octubre no debe hacernos caer en la tentación de pensar que la elección presidencial está ganada. El adversario es poderoso y carece de escrúpulos. Lo sabemos. Por eso nos comprometemos todos: desde los simpatizantes y los militantes, hasta las máximas autoridades partidarias, junto a los gobernadores, intendentes, legisladores provinciales y municipales a movilizarnos para que el sueño del 25 de octubre se haga realidad el 22 de noviembre.

Queremos una  Argentina que camine de nuevo hacia delante, mejorando la calidad de vida de todos sus hombres y mujeres con un proyecto de legalidad, seguridad, igualdad, prosperidad y justicia.

Queremos una Argentina unida, políticamente plural y socialmente integrada.